x

Samsung Galaxy S a lo largo de la historia

Por gonzalo andrés castillo ; última actualización 25/09/2019

Desde el primer Samsung Galaxy S hasta el reciente Samsung Galaxy S10. A continuación te mostraremos los principales Samsung Galaxy S a lo largo de la historia.

La serie Galaxy S de Samsung ha sido una de las más icónicas de la telefonía móvil. Mientras que el Galaxy S2 es considerado uno de los mejores celulares de la historia, el Galaxy S6 marcó un antes y un después en el diseño de los nuevos smartphones. En honor a esta magnífica familia de dispositivos, a continuación haremos un repaso por los principales Samsung Galaxy S a lo largo del tiempo.

Samsung Galaxy S

Lanzado en el año 2010 para competir con dispositivos de gama alta como el HTC Desire o el Sony Xperia X10, el Samsung Galaxy S fue el smartphone que lo inició todo. Su pantalla, de 4 pulgadas y resolución de 800 x 480 píxeles, era uno de los puntos fuertes junto con su interior, el cual abarcaba un procesador de 1 GHz y 512 MB de RAM. El primer Galaxy S corría Android en su versión 2.1 Eclair y su capa de personalización era la famosa (y odiada) TouchWiz. Nadie hubiera imaginado que casi diez años después su evolución sería uno de los mejores smartphones del año.

Samsung Galaxy S2

La firma surcoreana decidió seguir adelante con su nuevo proyecto y en marzo del 2011 lanzó al mercado el mítico Samsung Galaxy S2. Conocido por ser uno de los mejores teléfonos inteligentes de todos los tiempos, la segunda generación del Galaxy S era casi perfecto. La pantalla crecía hasta las 4,3 pulgadas, el procesador aumentaba la frecuencia de reloj y la cantidad de núcleos y su RAM se duplicaba, llegando así a 1 GB. A pesar de estas magníficas especificaciones, el Samsung Galaxy S2 tenía un punto débil: su batería; los 1.650 mAh de capacidad brindaban una autonomía algo pobre que obligaba al usuario a tener que lidiar constantemente con un cargador.

Samsung Galaxy S3

El Samsung Galaxy S3 renovaba su diseño y adoptaba uno más moderno caracterizado por esquinas redondeadas. Además, su pantalla ascendía hasta las 4,8 pulgadas e incluía una resolución HD. En esta ocasión, el procesador era de cuatro núcleos y alcanzaba una frecuencia máxima de 1,4 GHz. De la misma forma que sucedió con su antecesor, el Galaxy S3 era dueño de una batería que no era capaz de ofrecer una autonomía decente, generando así que varios usuarios tengan que inclinarse por alternativas de la competencia a cambio de sacrificar una de las mejores cámaras del sector.

Samsung Galaxy S4

Presentado en 2013, el Samsung Galaxy S4 fue un buen dispositivo, pero se vio opacado por su rival más directo y uno de los teléfonos de gama alta más deseados de todos, el LG G2. A pesar de esto, la cuarta generación de las serie estrella de Samsung tenía una de las mejores pantallas del momento, un procesador potente (pero no el tope de línea) y una de las cámaras que mejores fotografías tomaban en la época.

Samsung Galaxy S5

Probablemente estemos frente al peor Galaxy S. Al igual que sucede con el Mac Pro y su parecido con un rallador de queso, el S5 era comparado con una venda adhesiva sanitaria, o curita, debido su parte trasera de plástico repleta de pequeños orificios. Su pantalla era buena, pero no la mejor; lo mismo sucedía con sus cámaras y su rendimiento. El equipo no fue muy bien recibido y logró que Samsung se plantee una nueva estrategia, la cual pondría en práctica al año siguiente con su próximo smartphone.

Samsung Galaxy S6

Como si se tratara de un ave fénix, el nuevo Samsung Galaxy S6 renació con un diseño completamente diferente y sumamente premium y un hardware que lo catalogó como el mejor smartphone del año 2015. Además, fue el inicio de la versión Plus, la cual aumentaba el tamaño y la batería. La sexta generación del Galaxy S marcó un antes y un después en la historia de la compañía asiática.

Samsung Galaxy S7

Continuando con la nueva línea de diseño y con el formato de ofrecer una versión más grande, el Samsung Galaxy S7 pulió algunos aspectos de su predecesor y mejoró lo que se creía inmejorable. La pantalla y sus cámaras seguían siendo las mejores del mercado, no tenía competencia.

Samsung Galaxy S8

El Galaxy S8 y su versión Plus eliminaron los botones físicos delanteros para lograr un porcentaje de frontal aún mayor. El problema con este cambio fue que el sensor de huellas ahora se encontraba en la parte trasera justo al costado de la cámara, una posición que resultaba incómoda para el usuario. Exceptuando este pequeño detalle, el Samsung Galaxy S8 era un brillante smartphone. Dominaba algunos de los apartados más importantes como la pantalla o el aspecto fotográfico.

Samsung Galaxy S9

Para este entonces, la línea S ofrecía magníficos dispositivos, pero carentes de innovación. Samsung escuchó a sus consumidores y cambió la posición del sensor de huellas para facilitar el acceso a él. El Samsung Galaxy S9 no trajo prácticamente ninguna novedad, solo se mejoraron levemente algunos factores y su precio aumentó.

Samsung Galaxy S10

Cuando creíamos que el nuevo S10 revolucionaría el mercado con un diseño superinnovador y llamativo, Samsung nos defrauda al mostrar que los nuevos dispositivos son dueños de pequeños notchs tipo agujero que irrumpen en la pantalla y, en algunos casos, arruinan la experiencia a la hora de visualizar contenido. Presentados a principios de este año, los topes de gama de una de las empresas tecnológicas más grandes del mundo tienen todo lo que uno busca en un teléfono: una pantalla de alta calidad, una de las mejores cámaras del mercado, una batería que cumple, un rendimiento que no defrauda y un conjunto de detalles que enamoran al usuario.

A falta de los futuros Samsung Galaxy S11 que serán presentados a inicios del año próximo, estos han sido los principales Galaxy S a lo largo de la historia, sin contar las versiones especiales como la Active que es "todoterreno".

No dejes de leer

Samsung Galaxy Note a lo largo de la historia

Mejores smartphones de gama media de la historia

Los mejores móviles relación calidad-precio de 2019