Cómo utilizar una tarjeta Memory Stick en una Mac

Por earl moreland

Paso 1

Determina qué Memory Stick tienes. Los modelos anteriores tienen el mismo ancho, pero son más largos (1/16 x 3/4 x 1 1/2 pulgadas; aproximadamente 0.1 x 0.6 mm x 3.81 cm). Las nuevas tarjetas de memoria son aproximadamente 1/2 pulgada (1.2 cm) más cortas.


Paso 2

Conecta la Memory Stick en el lector de tarjetas. Algunos dispositivos pueden tener varias entradas o puertos para los diferentes tipos de tarjetas. Asegúrate de utilizar el puerto correcto porque puedes dañar el lector o incluso, perder la tarjeta dentro de la unidad.


Paso 3

Conecta el lector de tarjetas a un puerto USB de tu Mac. Después de unos segundos, un icono para la tarjeta aparecerá en el escritorio.


Paso 4

Haz doble clic en el icono para abrir y ver el contenido de la tarjeta. Lo más probable es que la tarjeta contenga archivos de imagen y vídeo.


Paso 5

Utiliza un programa de edición de foto o vídeo en donde el contenido se abra automáticamente. En ordenadores Mac, es probable que se trate de iPhoto.


Paso 6

Utiliza otro programa además de la aplicación predeterminada de Mac. Para ello, es necesario cerrar la aplicación actual y hacer doble clic en el icono del escritorio para tu Memory Stick. El contenido se debe mostrar en una ventana en forma de carpetas que contienen los archivos de video o JPEG. Haz clic en el archivo y arrástralo - hazlo con todos de uno por uno- hasta encima del icono de la aplicación que quieres utilizar, y luego suelta. El archivo se abrirá automáticamente en el programa que elegiste.


Paso 7

Sigue el protocolo de extracción de la Memory Stick. Comienza haciendo clic y seleccionando el icono del lector en el escritorio. En la sección "Archivo" ("File"), selecciona "Expulsar el nombre del dispositivo" ("Eject device name"). El icono debería desaparecer de inmediato del escritorio. Ahora puedes desconectar el lector. Siempre sigue el protocolo anterior antes de retirar este y cualquier otro dispositivo. La extracción inadecuada puede provocar que el equipo o el lector se dañen o dejen de funcionar.