Cómo utilizar sombrillas en fotografía profesional

Por jonathan mclelland

Paso 1

Ubica tus sombrillas de modo que te permitan disipar la luz para crear un aspecto más suave. Además, puedes utilizarlas para reflejar una luz más fuerte, logrando así una apariencia más brillante, sin decolorar el sujeto.


Paso 2

Para lograr una iluminación más suave, utiliza la sombrilla blanca. Una vez abierta, puedes iluminar directamente a través de la misma, lo cual quitará la luz fuerte y al mismo tiempo te proveerá un brillo tenue.


Paso 3

Orienta las luces. Si deseas que desaparezcan las sombras, puedes utilizar la sombrilla blanca. Al reflejar la luz a través de la misma, ubícala de modo que casi toda la luz esté por detrás del sujeto. Así desaparecerán las sombras y obtendrás un contorno más delicado. Este tipo de tomas es preferible en retratos y otras locaciones donde el sombreado es común (por ejemplo, en exteriores).


Paso 4

Utiliza la sombrilla plateada/negra para iluminar al sujeto. Este tipo de sombrilla es negro por fuera, pero al darle vuelta, su interior es plateado. Cuando dirijas la iluminación al lado plateado o al lado inferior de la sombrilla, se reflejará en tu sujeto. Regular la iluminación en el sujeto puede tardar varios minutos. Sin embargo, una vez que hayas terminado, tu sujeto estará iluminado de manera brillante, sin ser decolorado.


Paso 5

Combina las sombrillas blanca (translúcido) y negra reflectante en una toma. De este modo, podrás esconder las sombras y darle al sujeto un brillo saludable. Para lograr una imagen profesional, utiliza la sombrilla reflectante como tu fuente principal de iluminación, luego utiliza la sombrilla translúcida (blanca) y disipa la luz por detrás del sujeto.