Cómo utilizar arroz para secar y reparar tu teléfono celular mojado

Por contributor

Paso 1

Retira tu teléfono celular del agua y enjuágalo con agua dulce si se cayó en agua salada.


Paso 2

Evita la tentación de encender el celular para ver si aún sigue funcionando y retira la batería inmediatamente. Sécala con un paño suave y absorbente y colócala a un lado.


Paso 3

Retira la tarjeta SIM si es de fácil acceso. Sécala con una toalla delicada dándole golpecitos suavemente. Colócala a un lado. Las tarjetas SIM son relativamente resistentes al agua, pero si se la puede quitar, hazlo para evitar que se arruine y pierdas la información almacenada en ella, como por ejemplo tus contactos.


Paso 4

Logra que el agua sobrante quede fuera de tu celular. Agítalo suavemente y sopla el agua hacia afuera, una lata de aire comprimido es perfecta para este truco. Usa un paño suave no fibroso o toallas de papel para darle palmaditas y secar tu celular parcialmente desmontado.


Paso 5

Llena un tazón con arroz. Coloca tu teléfono celular, la batería y la tarjeta SIM en el arroz y los entiérralos por completo. Deja que el arroz absorba la humedad de tu celular y sus partes toda la noche. Si tu teléfono está realmente empapado, déjalo en el arroz por lo menos 24 horas.


Paso 6

Extre el teléfono celular, la batería y la tarjeta SIM del arroz. Sopla el polvo del mismo con tu lata de aire comprimido, o golpealo tú mismo teniendo cuidado de no dejar caer saliva.


Paso 7

Vuelve a armar tu teléfono celular y enciéndelo para ver si todavía funciona.