Tres fases del diseño tradicional de bases de datos

Las tres fases del diseño suelen ser el diseño conceptual, lógico y físico.
Por david dunning

Diseño conceptual

El diseño conceptual incluye la creación de un esquema o modelo conceptual de la base de datos. Este modelo es independiente de las consideraciones físicas, incluyendo los sistemas de gestión de base de datos, los lenguajes de programación y las plataformas de hardware. Los usuarios no técnicos deben entender el esquema, así que no debería contener detalles sobre cómo se implementará la base de datos. Pero debe estar detallado en términos de la naturaleza, estructura y significado de los datos.


Modelo entidad-relación

Durante la fase conceptual, los diseñadores de bases de datos suelen crear lo que se conoce como el modelo entidad-relación, o diagrama, para ayudarles a visualizar la base de datos. Este diagrama identifica cada entidad, conocida también como relación o tabla en la base de datos, así como las relaciones entre las entidades. Básicamente, el diagrama es lo bastante sencillo como para permitir que los diseñadores de bases de datos aprendan y entiendan los conceptos básicos, pero lo bastante detallados, que les ayuden a desarrollar aplicaciones complejas.


Diseño lógico

El objetivo del diseño lógico es transformar el esquema genérico y conceptual en un modelo de datos determinado para un sistema de gestión de bases de datos determinado. El diseño lógico puede realizarse manualmente, o automáticamente en algunos casos, a través del uso de herramientas CASE (ingeniería de software asistida por computadora) desde un diseño conceptual. En cualquier caso, el resultado final es un junto de comandos de lenguaje de definición de datos, que puede ser usado de forma interactiva, o como parte de un programa de computadora para crear la base de datos.


Diseño físico

El diseño físico es el proceso de implementación física del modelo de datos lógico en un sistema de gestión de bases de datos. Incluye escoger las estructuras de archivos determinadas en las que almacenar las tablas, o relaciones, de la base de datos, y en asegurar que se puede acceder a las relaciones de forma rápida, eficiente y segura. Los diseñadores de bases de datos pueden necesitar pensar sobre los tiempo de acceso a la base de datos para las transacciones que se usan habitualmente, así como el número medio de transacciones procesadas por minuto y la cantidad de espacio que necesitará la base de datos. Un índice en unos campos, o columnas, determinados en una base de datos puede mejorar los tiempos de acceso, pero el diseñador de bases de datos debe decidir qué campos indexar.