Tipos de soportes informáticos

un ordenador utiliza varios tipos de soportes para guardar la información.
Por beth bartlett

Cinta magnética

La cinta magnética fue uno de los primeros tipos de soporte utilizados pero no se sigue usando en los sistemas modernos. Un gran carrete de cinta magnética servía para almacenar datos de forma secuencial en las bandas magnéticas de la cinta. El inconveniente era que no podías ir directamente al archivo que querías, tenías que empezar por el principio y leer cada archivo hasta que encontrases el que querías procesar.


Disco magnético

Sustituyendo a la tecnología de cinta, el disco magnético sigue siendo la forma dominante de almacenamiento, tanto en disquete como en disco duro. En un disco magnético, los datos siguen registrándose en bits magnéticos, como en la cinta. La principal diferencia es que puedes ir directamente a los datos que deseas recuperar sin tener que pasar por todos los archivos. La cabeza de lectura/escritura del disco puede saltar directamente hasta la información que deseas, usando una tabla de contenidos para conocer su localización.


Discos ópticos

CD, DVD y Blue-Ray son ejemplos de discos ópticos. Utilizan un láser que quema una superficie reflectante formando diminutos hoyos donde se almacenan los datos. Este tipo de medios no están sujetos a daños causados por campos magnéticos externos, como los discos duros, pero sí a arañazos, y han de ser mantenidos en una funda protectora cuando no están dentro de la unidad óptica.


Chip volátil

La memoria de chip volátil es también conocida como memoria de acceso aleatorio (RAM) y se utiliza sobre todo para las transacciones inmediatas de datos. No es tan adecuada para el almacenamiento de datos a largo plazo porque se pierden cuando la corriente eléctrica se apaga. Se utiliza, en cambio, para el almacenamiento en caché de datos utilizados a corto plazo, ya que es mucho más rápida que la unidad de disco duro.


Estado sólido

Una unidad flash USB es un buen ejemplo de memoria en estado sólido. Es un tipo de soporte informático basado en un chip, por lo que es rápido y mantiene los datos incluso cuando la corriente está apagada. Esto lo hace ideal para aplicaciones de almacenamiento portátil, como copias de seguridad de archivos. Aunque el tamaño de una unidad USB puede ser pequeño, es capaz de albergar varios gigabytes de información. Algunos miniportátiles están equipados también con unidades de disco duro en estado sólido.