Cómo hacer tinta para serigrafía

Por william gridley

Los equipos de serigrafía de mesa permiten a los artesanos crear camisetas, pósters u cualquier otro proyecto de impresión a gusto del cliente, ya sea elementos únicos o en serie limitada. La mayoría de los materiales se pueden lavar y volver a usar; solo necesitan el reemplazo de la tinta de serigrafía. Con unos pocos ingredientes de artesanía o de una tienda de artículos de arte, puedes experimentar y fabricar tu propia tinta de serigrafía para hacer distintos colores y densidades para cada proyecto nuevo.

Mezcla tu propia tinta

Paso 1

En un recipiente, mezcla ½ taza de pintura acrílica y pegamento no soluble en agua.

Paso 2

Ajusta la mezcla al agregar pintura o pegamento hasta que alcances la consistencia deseada, y anota los componentes de la mezcla final como registro. Guarda y etiqueta la mezcla en un tarro hermético.

Paso 3

Prueba la mezcla en una tela de muestra con una pantalla de serigrafía lista para imprimir. El pegamento no soluble en agua no se lava después del secado, así que limpia la pantalla de forma correcta después de su uso.

Paso 4

Deja que la tela impresa se seque hasta que no esté pegajosa al tacto.

Paso 5

Calienta la tela en un secador plano o con la plancha puesta en nivel medio, de tres a cinco minutos de cada lado, con paños entre la parte impresa y la plancha.

Paso 6

Para probar la densidad del color y la solidez, lava tu trabajo.

Paso 7

Ajusta tu mezcla original como te sea necesario para agregar color (pintura), solidez (pegamento) y repite tu prueba en una tela nueva.