Los síntomas de una tarjeta de Wi-Fi defectuosa

Los síntomas de una tarjeta de Wi-Fi defectuosa.
Por lita mcleary

La tarjeta Wi-Fi no se reconoce

Cuando una tarjeta Wi-Fi no es reconocida por la computadora, esto suele estar relacionado con problemas de conectividad. Si estás utilizando una tarjeta Wi-Fi PCMCIA, desenchúfala de su ranura, vuelve a enchufarla y asegúrate de que esté segura y bien conectada. Si utilizas una tarjeta de expansión Wi-Fi interna, es posible que tengas que abrir la carcasa de la computadora y asegurarte de que la tarjeta está correctamente conectada a la ranura (ver la sección de Recursos).


Fallo en la detección de conexiones inalámbricas

Si la tarjeta Wi-Fi es reconocida, pero no puede detectar conexiones inalámbricas, es posible que tengas que mover el equipo más cerca del punto de acceso. Si estás utilizando una computadora portátil, asegúrate de que la función "inalámbrica" está encendida. Es posible que tengas que pulsar un botón para activarla. También asegúrate de que el adaptador está habilitado en Windows 7. Para ello, haz clic en "Inicio" y luego "Panel de control". Escribe "adaptador" en el cuadro de búsqueda y luego selecciona "Ver conexiones de red" en "Centro de redes y recursos compartidos". Haz clic derecho en el icono de "adaptador de red" y selecciona "Activar".


Conexiones inalámbricas intermitentes

Si puedes conectarte a las conexiones inalámbricas, pero a menudo te desconectas o a menudo tienes problemas mientras estás conectado, es posible que tengas que actualizar el controlador de dispositivo para la tarjeta Wi-Fi para que funcione correctamente. Para actualizar el controlador de la tarjeta Wi-Fi, haz clic en "Inicio", "Panel de Control" y luego "Sistema y Seguridad". Haz clic en "Administrador de dispositivos" en "Sistema". Selecciona "Adaptador de Red" y haz clic en el nombre del adaptador. Selecciona "Propiedades" y luego la ficha Controlador". Haz clic en "Actualizar controlador".


Daños de hardware

Si la tarjeta Wi-Fi no responde en absoluto, puede que esté dañada. Extrae la tarjeta de la ranura (observa el enlace de "Recursos" si utilizas una tarjeta Wi-Fi interna) y comprueba que no hayan daños. Si no hay daños visibles, prueba a utilizar la tarjeta en otro equipo. Si es reconocida, puede haber un problema con el puerto de la tarjeta Wi-Fi donde estaba conectada previamente. Intenta conectar la tarjeta en otra ranura si hay ranuras similares disponibles y ve si el problema se resuelve.