Cómo reparar el puerto de carga de un teléfono Samsung SPH-A900

Desarmando un teléfono celular.
Por shawn mcclain

Paso 1

Da vuelta el Samsung A900 y quita la tapa de la batería. Luego quita la batería y también quita cualquier tarjeta microSD que esté en la ranura del lado izquierdo del dispositivo.


Paso 2

Quita los cuatro tornillos Phillips de alrededor de la parte superior del dorso del A900. Dos de estos tornillos podrían estar cubiertos por adhesivos pequeños. Una vez que los tornillos estén salidos, inserta la herramienta para hacer palanca debajo del dorso y muévela para quitar la carcasa del dispositivo.


Paso 3

Desconecta el cable pequeño del conector de la parte superior de la tabla de control, luego desconecta el conector del cable circular cerca de la esquina inferior derecha de la tabla de control. Una vez que estos cables estén sueltos, inserta la herramienta para hacer palanca debajo de la tabla de control y tírala hacia arriba para quitarla del dispositivo. Mueve el resto del dispositivo a un costado y coloca la tabla de control sobre la mesa frente a ti, con el lado del puerto de carga mirando hacia arriba.


Paso 4

Enciende el soldador y deja que caliente hasta la configuración "alta" o hasta unos 800 grados Fahrenheit (425 grados centígrados), dependiendo de cómo maneje la temperatura ese modelo en particular.


Paso 5

Coloca la tira para desoldar en cualquiera de las cuatro uniones que sostienen el puerto de carga en su lugar. Hay una cerca de cada una de las esquinas del puerto. Presiona la punta del soldador contra la tira y el soldador pasará hacia el otro lado de la tira. Repite el proceso con cada una de las cuatro soldaduras para soltar el puerto. Si estás reemplazando el puerto, quita éste y coloca el puerto nuevo en la tabla de control.


Paso 6

Alinea el puerto con la tabla de control para que las cuatro pestañas que salen del dorso del puerto se alineen con los cuatro sitios de la tabla de control y que las patas pequeñas encajen en las ranuras de la tabla.


Paso 7

Coloca el extremo del metal para soldar contra una de las cuatro patas del puerto. Toca el material con la punta del soldador, derritiéndolo y transfiriendo una gota de soldadura en la pata. Repite el proceso con cada una de las cuatro patas. Dale un minuto al soldador para que se enfríe y luego intenta mover el puerto hacia atrás y hacia adelante para asegurarte de que esté fijo. De lo contrario, quita la soldadura e intenta nuevamente. Una vez que el puerto esté seguro, vuelve a armar el dispositivo invirtiendo las instrucciones de desarmado.