Cómo reparar las impresoras Epson

Por jackie lohrey

Problemas de copiado

Asegúrate de que la impresora esté encendida y en modo "Copiar". Para configurarla en este modo, selecciona el botón "Inicio" y luego selecciona "Copiar".

Realiza una verificación de la impresora para asegurarte de que está funcionando correctamente. Para realizarla, apaga y desconecta la impresora de tu computadora. Carga unas cuantas hojas de papel y enciéndela. Primero pulsa el botón "Inicio", luego "Seleccionar" y finalmente haz clic en "Aceptar". En el menú "Inicio", selecciona "Mantenimiento", pulsa "Aceptar" y "Comprobación de inyectores", nuevamente "Aceptar" y a continuación, pulsa "Comenzar". Si la impresora está funcionando correctamente, se imprimirá una página de diagnóstico de impresión; si la página de prueba no se imprime, tu impresora tiene un problema interno.

Limpia los cabezales de impresión. Las cabezas de impresión sucias pueden causar muchos problemas. La forma más fácil de limpiar las boquillas de los cabezales es a través del modo de "Control de mantenimiento" del panel de tu impresora. Carga unas cuantas hojas de papel en ella y pulsa el botón "Inicio", luego "Seleccionar" y finalmente haz clic en "Aceptar". En el menú "Inicio", selecciona "Mantenimiento", pulsa "Aceptar", a continuación selecciona "Limpieza de cabezales", pulsa "Aceptar" y luego presiona "Comenzar". Después de aproximadamente dos minutos, el panel de control mostrará un mensaje y te permitirá comprobar los inyectores para asegurarte de que están limpios. Si están extremadamente sucios, puede tomar hasta cuatro limpiezas para eliminar toda la suciedad y los restos.


Problemas de escaneo

Asegúrate de que la impresora esté encendida y en modo de "Escanear". Para configurar la impresora en este modo, selecciona el botón "Inicio" y luego selecciona "Escanear".

Verifica para asegurarte de que Epson Scan es el escáner predeterminado. Oprime el botón "Inicio", haz clic en "Programas predeterminados", "Configurar acceso a programas" y "Programas predeterminados", en tu equipo. Establece la opción de escáner a "Epson Scan" y haz clic en "Aceptar".

Reinstala el software de escaneo. Si instalas actualizaciones periódicamente en tu sistema operativo, es posible que tengas que volver a instalar el software de escaneo. En primer lugar, desinstala el software. Apaga y desconecta el conector del cable de la impresora. Desde el "Panel de control", selecciona "Desinstalar un programa" y luego, "Epson Scan". En segundo lugar, vuelve a instalar el software de escaneo. Inserta el CD de instalación y sigue las instrucciones. No vuelvas a conectar la impresora a tu equipo hasta que te lo solicite durante el proceso de instalación.


Problemas con el papel

Comprueba si hay atascos de papel. Mientras que las hojas de papel grandes son fáciles de detectar y eliminar, los trozos pequeños pueden permanecer ocultos. Desenchufa la impresora, abre la tapa y verifica si hay pequeños trozos de papel roto o atascado. Si tu impresora tiene impresión a doble cara, pulsa los botones a los costados de la unidad dúplex, tira de ella hacia afuera y retira con cuidado cualquier papel que se encuentre. Vuelve a colocarla. Retira la bandeja de papel de la parte frontal de la impresora, gírala sobre su lado e inspecciona la parte inferior.

Comprueba la calidad del papel. El papel de mala calidad puede causar problemas tales como atascos y problemas de alimentación. Utiliza sólo papel suave y de alta calidad.

Recarga el papel. Si este no se carga correctamente, no se alimentará como se debe. Asegúrate de que tienes la configuración de la impresora con el tamaño de papel correcto. Puedes configurar el tamaño del papel desde el comando "Imprimir" en el menú "Archivo".