Cómo ser tu propio Community Manager en las redes sociales

Al ser tu propio Community Manager, debes volverte multitasking.
Por pablo gowezniansky

Gestiona el perfil

Las redes sociales pueden parecer un gigantesco desafío si no sabes cómo utilizarlas.

Las redes sociales pueden parecer un gigantesco desafío si no sabes cómo utilizarlas. Al decidir ser tu propio Community Manager, das un paso al frente en confianza y decides que eres capaz de gestionar tu perfil por ti mismo. Eso está muy bien. Tienes que tomar las riendas del perfil que produces en las redes sociales. Tu perfil debe mantenerse homogéneo con el paso del tiempo; debes sostener la línea, sin por eso perder la creatividad o la capacidad de responder ante situaciones nuevas y desafiantes.


Observa al público

Buena parte de la tarea del Community Manager es comprender cuál es el público que visita tu perfil.

Buena parte de la tarea del Community Manager es comprender cuál es el público que visita tu perfil. No sólo eso, también debes ver cómo puedes estimularlos, cuáles son sus respuestas habituales, qué tipo de contenido disfrutan más y con cuál contenido interactúan mejor. Tienes que definir qué es lo que quieres. A veces no necesitas más movimiento en tu perfil, a veces necesitas que la gente que interactúe sea más adecuada con tus intereses. Recuerda: más no siempre es mejor. Para eso es importante no sólo que observes al público, sino que comprendas qué tipo de interacción estás buscando generar con tu perfil.


Haz crecer tu comunidad

La comunidad crece a través de la participación constante.

La comunidad crece a través de la participación constante. Uno de los conceptos clave dentro del Community Management es el movimiento. Para eso necesitas trabajar de manera disciplinada y constante: encuentra cuáles son los mejores horarios para realizar tus intervenciones; crea publicaciones creativas; estimula a tu público; mantenlo atento. Para que tu comunidad o perfil crezca, necesitas generar contenido que pueda ser compartido, que logre llegarle a la gente; tienes que generar identificación. La identificación es lo que crea la unidad. Sé fiel con tu público y dales alimento constante, y ellos lo devolverán en forma de participación.


Crea el contenido

El contenido del Community Manager implica un diálogo entre las partes, nunca un monólogo.

El contenido tiene que ser dinámico, y tener la mezcla justa entre ser creativo y a la vez tradicional. Tradicional en cuanto a que debe seguir tu estilo, pero creativo en tanto tu estilo permite mutar, permite ser adornado, darle vuelo. El contenido del Community Manager implica un diálogo entre las partes, nunca un monólogo; tienes que generarlo y distribuirlo de manera lo suficientemente versátil como para que la gente demuestre interés y a la vez sienta ganas de participar; al participar lo compartirán, y al compartirlo tu perfil tendrá más visualizaciones y más llegada a nueva gente interesada.


Analiza el contenido

Tienes que abocarte a la tarea de descifrar cuáles son las respuestas generales a los distintos tipos de contenido.

Una vez que has puesto en movimiento tu comunidad, que has interactuado con tu público, que has generado contenido durante semanas consecutivas, tienes que abocarte a la tarea de descifrar cuáles son las respuestas generales a los distintos tipos de contenido. Para eso necesitas hacer una análisis exhaustivo de muchos factores: horarios, tipo de contenido, interacciones, qué tipo de interacción ha sido, y cuáles son los factores a desarrollar a partir de estas observaciones. No creas nunca que tomarte este trabajo es una pérdida de tiempo; al contrario, te hará ganar tiempo en el futuro, te ayudará a direccionar tu contenido de manera que puedas cumplir con tu objetivo. Notarás que hay un contenido que es más disperso y que si bien hay interacciones y afinidades, no genera los resultados concretos que quieres. Aprende a usar los distintos contenidos posibles según los resultados que quieras obtener. Y no te cierres a nuevas posibilidades.


Crea tu voz propia

Recuerda: eres la voz del proyecto.

Nunca pierdas la convicción de tener tu estilo único y particular. Es la mejor manera de generar resonancia, de encontrar un público que quiera volver a tu comunidad y que encuentre un espacio en donde se sienta a gusto. Si bien es habitual imitar otros formatos que funcionan, no pierdas de vista tu propia unicidad, tu forma de ser, aquello que te atrae. Toda comunidad debe ser un mix entre tu objetivo y lo que la gente consume. No pierdas de vista que tú dependes de la gente pero que a la vez la gente se amoldará a ti. Recuerda: eres la voz del proyecto. Por lo tanto, úsala.