Cómo hacer la primera entrada de un blog

Establece el tono y la temática con la primer entrada de tu blog.
Por jillian mccoy

Paso 1

Comienza una nueva publicación dentro de tu blog. Crea un nombre para la misma; en la mayoría de los casos, algo así como "Bienvenido" o "Primera publicación" es apropiado.


Paso 2

Responde a las preguntas más importantes de tus lectores potenciales, como quién eres y sobre qué se trata el blog. Coméntales acerca de tus cualificaciones y por qué deberían estar interesados ​​en lo que tienes que decir.


Paso 3

Responde a las preguntas secundarias acerca del blog, tales como por qué decidiste crear uno (si hay una razón específica). Notifica a los lectores si usarás el blog sólo por un tiempo limitado, si estás trabajando en alguna meta específica y con qué frecuencia publicarás actualizaciones. Dales razones interesantes para visitar tu blog en el futuro.


Paso 4

Trata de usar un tono de escritura que coincida con el nivel de seriedad del blog. Piensa en tu primera publicación como una primera impresión para cualquiera que lo lea. Utiliza tu personalidad o tu sentido del humor para un blog personal, o tu experiencia profesional para uno acerca de tu campo profesional.


Paso 5

Notifica a los lectores cómo te pueden contactar. Proporciona información de contacto para los medios de redes sociales como Twitter o Facebook, si deseas que los lectores te encuentren allí. Anima a los lectores a dejar comentarios si deseas utilizar tu propio blog para redes sociales, o invítalos a que te envíen un correo electrónico a una dirección específica.


Paso 6

Revisa tu entrada en el blog por si hay errores de ortografía y gramática. Inserta imágenes o enlaces de texto a material que desees compartir con los lectores. Considera la posibilidad de agregar una foto de ti mismo, lo que puede personalizar mucho tu blog, y agrega confianza y credibilidad a los ojos de los lectores.


Paso 7

Dale a tu publicación de blog una última mirada y haz las modificaciones necesarias. A continuación, toma una respiración profunda y pulsa el botón "Publicar". Abre tu blog en una nueva pestaña del navegador u otra ventana para asegurarte de que tu mensaje todavía se ve de la manera que deseas. Edita desde el tablero de mandos de tu blog si tienes que hacer ajustes.