Cómo prevenir los ataques de virus en una computadora

Por contributor

Instala un programa antivirus en cada una de tus computadoras. Estos son desarrollados para identificar y neutralizar o deshacerse de los virus de tu computadora. Analizan tu sistema informático y lo desinfectan de cualquier virus existente. Este tipo de programas también evitan que el código malicioso se copie en tu disco duro y acceda a los datos en tu computadora. Muchos están disponibles en el mercado, tanto gratuitos como comerciales. Estas marcas incluyen a Kaspersky, McAfee y AntiVir (ver Recursos más adelante).

Garantiza tu conexión a Internet utilizando un servidor de seguridad (firewall). Éste es un software o un dispositivo de hardware desarrollado para prevenir el acceso no autorizado de virus y piratas informáticos a tu computadora. Sin un servidor de seguridad activo, tu computadora estará vulnerable a infectarse por un programa malicioso, a menudo, en cuestión de minutos al conectarte a Internet. Consulta los Recursos más adelante para saber cómo elegir uno.

Aísla las computadoras infectadas o unidades y desconéctalas de Internet hasta que hayas ejecutado un programa de antivirus. Las estaciones de trabajo en redes que están infectadas con virus deben aislarse y desinfectarse antes de ser restauradas a la red.

Actualiza los programas antivirus de manera regular. Si es posible, configura el programa para que te alerte automáticamente cuando haya actualizaciones disponibles del fabricante. Esto te ayudará a asegurar que puede detectar y eliminar los nuevos virus, que siempre se están desarrollando. Haz una práctica de la ejecución del programa antivirus de forma regular. Mantente al día con las actualizaciones y parches de seguridad para la vulnerabilidad de software que hayas instalado en tu PC.

Escanea los archivos adjuntos de correo electrónico o cualquiera descargado de Internet antes de abrirlos, para asegurarte de que no exista ningún programa malicioso en la descarga. Nunca descargues archivos adjuntos de correos electrónicos que no sean de fuentes confiables, sobre todo si tienen la extensión .exe. Escanea cualquier disco flash, disquetes u otros medios de almacenamiento antes de su uso, en especial si son de origen desconocido. Estos medios se caracterizan por la propagación de virus a otras máquinas que no están infectadas.