Partes del teléfono fijo

Tanto los teléfonos modernos como los antiguos tienen los mismos componentes.
Por miggi sanchez

El timbre

El timbre o dispositivo de señalización es uno de los componentes más básicos en un teléfono fijo. El objetivo del dispositivo es alertar al usuario al recibir una llamada entrante. Anteriormente, los teléfonos fijos se equipaban con una campana que producía un timbre tipo repiqueteo al recibir una llamada. Hoy en día, el timbre en la mayoría de los teléfonos consiste de un altavoz que produce una melodía digital o un tono electrónico. En algunos casos, estas unidades incluyen incluso un foco LED que se enciende a la par que el timbre, perfecto para alertar a las personas con dificultades auditivas.


El marcador

Los teléfonos antiguos incluían un marcador rotatorio que al girarse producía pulsos que interrumpían el flujo del circuito telefónico. Estas interrupciones se contaban para determinar el número marcado. El sistema de intercambio telefónico local dirigiría entonces la llamada a la línea telefónica que tuviera asignado el número marcado. Actualmente, este sistema funciona de la misma manera. Los marcadores rotatorios se han reemplazado por teclados e identificar el número marcado se basa en tonos en vez de pulsos. Cada número en el teclado tiene asignado un tono en específico.


El interruptor

Los teléfonos fijos vienen equipados con interruptores. En la mayoría de las unidades, éstos se llaman interruptores de gancho y se localizan donde descansa el auricular. Cuando se presiona el interruptor, el circuito del teléfono se cierra. Cuando se eleva, el circuito se abre, permitiendo al usuario hacer o recibir una llamada, resultando ya sea en el tono de marcación o la voz de quien llama. Hoy en día, muchas unidades fijas usan un interruptor electrónico a falta de uno de gancho.


El auricular

El auricular es la pieza del teléfono que se sostiene contra el rostro, un extremo sobre la oreja y el otro sobre la boca. El auricular consiste de un receptor interno que traduce señales electrónicas en sonido que una persona pueda comprender. Por el otro extremo del auricular está la bocina, que consiste en el transmisor. Éste es realmente un micrófono que atrapa ondas sonoras. El sonido se convierte entonces en señales electrónicas y se envía a través de un intercambio con el otro teléfono. Ambos componentes están conectados a una bobina que previene retroalimentación y reduce el ruido ambiental.