La pantalla de mi iPhone se partió y la pantalla táctil dejó de funcionar, ¿estos problemas están relacionados?

La pantalla del iPhone está hecha de un vidrio especial.
Por amanda gronot

Especificaciones de la pantalla

Hecha del mismo cristal usado en los parabrisas de los trenes de alta velocidad y los helicópteros, la pantalla del iPhone es excepcionalmente durable y resistente a las rayaduras. Midiendo 3,5 pulgadas (9 cm) por la diagonal, es también oleo fóbica, lo cual significa que es resistente al rastro grasoso como el de las huellas dactilares. La pantalla cuenta con una resolución de 326 píxeles por pulgada (2,5 cm) lo cual le da a las imágenes una calidad clara y definida, incluso cuando agrandas la imagen. Una tecnología especial conocida como cambio en el plano mantiene la claridad de la imagen desde casi cualquier ángulo.


Sensibilidad táctil

A diferencia de muchas pantallas, la del iPhone no sólo muestra imágenes, sino que también provee navegación y controles. En lugar de botones físicos, la pantalla del iPhone muestra botones virtuales, los cuales los usuarios pueden pulsar para abrir un programa o cambiar una configuración. Los usuarios también pueden deslizar la pantalla para navegar a material nuevo, o pueden hacer movimientos de pellizco para agrandar o achicar una imagen. La pantalla funciona transmitiendo los cambios en la conductividad eléctrica: detecta la carga eléctrica soltada por tus dedos. Por esto la pantalla no funciona cuando usas guantes o un puntero.


Capas

La pantalla del iPhone consiste en tres capas: el cristal protector, el digitalizador y el LCD, o Visualizador de Cristal Líquido. El digitalizador es lo que detecta la corriente eléctrica y el LCD lo que muestra las imágenes, como las aplicaciones de tu pantalla de inicio. Así, si solo quiebras la capa superior hecha de cristal, la pantalla aún defería funcionar relativamente bien. Pero si la rajadura es de tal magnitud que daña el digitalizador o el LCD, entonces la pantalla táctil ya no funcionará.


Soluciones

Antes de reemplazar la pantalla, debes descartar problemas alternativos. La pantalla puede estar sucia, o un cobertor de protección puede estar interfiriendo con el detector. Puedes también intentar reajustar el teléfono, presionando y sosteniendo los botones "Dormir/Despertar" e "Inicio" simultáneamente hasta que el logo de Apple aparezca. Si el problema está relacionado con el software, esto debería resolverlo. Pero si la pantalla permanece en blanco, probablemente tendrás que reemplazarla. Una tienda local Apple puede reemplazar rápidamente una pantalla quebrada, como también lo puede hacer un especialista iPhone independiente. También puedes comprar kits caseros de reemplazo de pantalla, aunque debes asegurarte de comprar el tamaño de pantalla correcto y de que el kit contiene todas las partes necesarias.