Las mejores prácticas para las presentaciones en PowerPoint

Desde su surgimiento en 1987, el software para la creación de presentaciones PowerPoint de Microsoft se ha convertido en una herramienta fundamental de nuestras vidas.
Por j.e. myers

Evita utilizar demasiadas palabras

Uno de los errores más evidentes al diseñar una presentación de PowerPoint, y para algunos la principal causa de la "fatiga", es la inclusión de demasiados bloques de texto pesado en las diapositivas. Cuando tratas de comprimir la información de toda la presentación en una diapositiva, o así parece, el texto se vuelve tan denso en términos visuales que al espectador le resulta difícil su lectura. Las diapositivas de texto del PowerPoint nunca fueron diseñadas para que se las mire o lea como si fueran libros. Deben destacar en viñetas los elementos más importantes, que explicará con detalle el orador. En una buena presentación, “menos es más”.


Desconexión entre lectura y oralidad

De la misma manera, es aconsejable no incluir todo el texto en la pantalla. Al hacerlo, solo logras que el espectador se la pase leyendo mientras el orador habla. Dado que las personas leen a velocidades diferentes, pronto se producirá una desconexión. Algunos estarán atrasados y no podrán ponerse al día con el orador, mientras que otros estarán adelantados y deberán esperar hasta que el orador pase a la siguiente diapositiva. De cualquier manera, los espectadores estarán menos compenetrados, dado que se estarán concentrando en leer y no en escuchar. Coloca algunas palabras clave en la diapositiva y obliga a los espectadores a mirarte y escucharte con más atención.


Gráficos que no dicen nada

Muchos creadores de presentaciones en PowerPoint se rinden ante la necesidad de incluir diapositivas con imágenes que tienen poca relación real con el tema en cuestión. Si bien un buen dibujo o fotografía puede ayudar a demostrar algo, un gráfico sin sentido, colocado solo por diversión, empeora la presentación, convirtiéndola en una pérdida de tiempo para el espectador. Utiliza gráficos que se encuentren conectados de forma intrínseca con el punto que quieres alcanzar, que estén tan integrados con el contenido que sin ellos la transmisión del mensaje sea menos efectiva.


Deshazte de diapositivas

Si una diapositiva aparece solo durante unos pocos segundos y el orador siente de inmediato que es momento de continuar con la siguiente, seguro que esa diapositiva era totalmente innecesaria. Edita la colección y deja solamente las que sean necesarias y sea importante que permanezcan en la pantalla durante al menos unos minutos antes de continuar. No te sientas obligado a incluir para cada capítulo de la presentación una diapositiva de “Título” o “Subtítulo”. Tienen poca utilidad y ocupan mucho lugar en la presentación.


Falta de variedad visual

Otro factor que contribuye a la “Fatiga PowerPoint” es la falta de variedad en la apariencia de las diapositivas. Si utilizas un mismo tema de PowerPoint a través de una presentación larga -en términos del color, tipo de letra o diseño- aburrirás al espectador. Cuando todas las diapositivas lucen igual, el efecto es una repetición aburrida que lo desconcentra. Sin exagerar demasiado, trata de modificar de forma estratégica el color del fondo y del texto y los tipos de fuente, a fin de mantener al público estimulado.

Referencias