Házlo tú mismo: guía para el acabado de una pared de ladrillo

El material para acabado a veces se aplica en varias capas y puede mejorar la apariencia de un muro.
Por angela ryczkowski

Paso 1

Cava un canal pequeño a unos cuantos centímetros de profundidad a lo largo de la base del muro. Esto permitirá que la capa del material para acabado comience desde la parte inferior, eliminado la posibilidad de una línea de transición no deseada.


Paso 2

Limpia el ladrillo y el mortero a fondo. Utiliza agua a presión con pulverización fuerte de una manguera o un producto de limpieza adecuado para eliminar toda la suciedad y el moho de la pared.


Paso 3

Cubre todas las ventanas, molduras y otras superficies vulnerables con láminas de plástico, lonas, cinta, o cualquier otro material de protección adecuado. Retira todos los accesorios que puedan ser separados.


Paso 4

Prepara el acabado. Mézclalo con agua si viene en polvo o revuélvelo si es líquido hasta obtener el color y la textura deseados. El material para acabado debe prepararse inmediatamente antes de que se aplique. En la mayoría de las situaciones, será ideal aplicar múltiples capas de material para acabado, ya que cada capa de este generalmente no debe ser mayor a 3/16 de pulgada (5 mm) de espesor, a menos que se especifique lo contrario por el fabricante del material para acabado.


Paso 5

Aplica la primera capa de material para acabado. Si las juntas de mortero son profundas, la mayor parte de esta primera capa se utiliza para rellenarlas. Usa una llana de goma y lechada para llenar las uniones y utiliza un rodillo de pintura de o un flotador humedecido de madera sobre el área de trabajo para lograr una acabado liso. El trabajo tarda poco tiempo ya que se realiza en un área de pocos metros cuadrados. Si los bordes del acabado comienzan a secarse, pulveriza ligeramente el material para mantener un borde húmedo y viable. Deja secar cada capa subsiguiente durante al menos un día antes de continuar con la siguiente.


Paso 6

Aplica la segunda y las capas adicionales de material para acabado. Prepara estas capas mezclando con cualquier pigmento deseado. Aplica el material para acabado en pequeñas secciones a la vez con una llana de goma o con una espátula. Utiliza una llana de madera, un rodillo, una esponja o una regla para alisar la superficie del material para acabado, verificando que esté uniforme y si hay correcciones que hacer.


Paso 7

Efectúa el acabado de la superficie como lo desees. En algunos casos, la capa final del material para acabado se utiliza como capa superior, mientras que en otras situaciones puede ser necesaria la aplicación de imprimación y pintura o sellador impermeables.