x

Cómo firmar un correo electrónico

Por amy mcnulty
Cómo firmar un correo electrónico.
Stockbyte/Stockbyte/Getty Images

La conveniencia de la correspondencia digital a veces hace que sea fácil olvidar que el protocolo de negocios sigue estando presente. Como una persona de negocios, debes redactar tus mensajes de correo relacionados con los negocios con la misma formalidad con la que escribirías una carta formal. A veces los profesionales erróneamente permiten que su estilo de correspondencia privada se filtre en sus correos profesionales, por lo que los clientes y colegas podrían sentirse ofendidos al recibir un correo profesional con estilo de redacción informal y emoticonos en su interior. Firma correos electrónicos con un tono profesional para que representes tu capacidad en los negocios.

Paso 1

Escribe un saludo formal al final de tu correo electrónico seguido de una coma. "Atentamente", "Cordialmente" y "Sinceramente" funcionan bien en cualquier situación de negocios, pero considera un saludo como "Saludos cordiales" o "Saludos" si quieres inyectar un poco más de calidez. Evita los saludos casuales como "Suerte" o "Nos vemos". Puedes usar "Gracias" si piensas que es apropiado, pero algunas personas prefieren que tomes la línea adicional con antelación para escribir "Muchas gracias" antes de pasar al saludo de despedida, por lo que puede ser mejor errar por el lado de la formalidad.

Paso 2

Presiona "Entrar" y escribe tu nombre completo en la siguiente línea. Tu saludo debería tener una línea para él. En una situación profesional, coloca tu nombre completo al final del correo electrónico, especialmente si estás tratando al destinatario como "Señor" o "Señora". Una vez que hayas establecido una conversación continua o el destinatario te haya dado permiso para llamarlo por su nombre, puedes escribir simplemente tu nombre de pila.

Paso 3

Presiona "Entrar" y escribe tu información de contacto. Ponte a disposición de tus colegas y clientes. Si el destinatario desea continuar la conversación por teléfono, no hagas que busque tu información de contacto. En su lugar, proporciónalo después de cada correo electrónico.