Cómo extraer metales preciosos de las computadoras

Por norm dickinson

Paso 1

Quita la tapa de la computadora y saca todos los paneles de circuitos incluyendo la placa base.


Paso 2

Quita cualquier abrazadera de metal, tornillo, receptor de calor, cable, prensador de plástico u otro material extra de las placas.


Paso 3

Localiza y saca cualquier chip que puedas quitar, incluyendo los de la CPU y los que estén soldados a las placas. Puedes quitarlos colocando un destornillador de punta plana a lo largo de las patas o recortándolas con el alicate para cortar.


Paso 4

Rompe las franjas de oro de todos los paneles de circuito con un alicate acolchado. Enrollar cinta alrededor de los dientes hará que funcione bien.


Paso 5

Quita cualquier clavija y conector chapados en oro rompiendo los circuitos donde estén las clavijas. Deja una parte pequeña del panel de circuito sujeto a las clavijas para evitar perder cualquier pieza de oro.


Paso 6

Clasifica la chatarra sobrante en montones para recuperar más tarde los metales más pequeños y las cantidades más pequeñas de metales preciosos. El acero, cobre, zinc, aluminio, latón y otros metales constituyen una cantidad significativa de estos artículos y debes recuperarlos para maximizar tu ganancia. Los paneles de circuito despojados tienen un poco de oro pero no lo suficiente como para recuperarlos manualmente. Puedes venderlos a los recicladores que están especializados en recuperación de aparatos electrónicos.


Paso 1

Mezcla ácido sulfúrico y ácido clorhídrico en la olla de cocimiento lento sin calor para crear Aqua Regia o Royal Water, la única combinación de ácido que realmente disuelve el oro. Fíjate en que la proporción para mezclar estos dos ácidos variará dependiendo de la fuente, concentración y pureza de los ácidos individuales.


Paso 2

Añade al ácido las clavijas de oro y las franjas de oro. Manten al menos una pulgada de ácido sobre la chatarr todo el tiempo, ya que algunos de los ácidos hervirán durante los pasos siguientes.


Paso 3

Abre suavemente cada uno de los circuitos integrados y añádelos al ácido.


Paso 4

Sube el fuego al mínimo y deja que la mezcla hierva a fuego lento durante una hora, revolviendo lentamente con el agitador de vidrio cada cinco minutos.


Paso 5

Coloca un filtro de café en el colador de plástico. Vierte lentamente el ácido, las franjas, conectores y chips en el filtro y captura todo el ácido en la cacerola. Deja que el colador escurra durante varios minutos, agitándolo suavemente para evitar que salpique.


Paso 1

Coloca los restos de chatarra en un cubo de seis galones para llevar a cabo un proceso secundario.


Paso 2

Añade una cantidad pequeña de urea al ácido para reducir el nivel de pH a su estado normal. La cantidad variará mucho con cada lote y dependerá de la concentración de ácido y de la cantidad de metal disuelto.


Paso 3

Añade lentamente el precipitante a la mezcla de ácido, deteniéndote a menudo, para revisar por rastros de oro restantes con el líquido de detección de oro, según las instrucciones que vienen con el líquido. (Hay varios tipos de líquidos disponibles y cada uno de ellos tiene su propio método particular).


Paso 4

Deja que el líquido repose tranquilo durante 24 horas para que todo el oro pueda precipitarse y establecerse en el fondo de la cacerola.


Paso 5

Drena con cuidado todo el líquido, asegurándote de que no se pierda ningún material en el fondo porque es esencialmente oro puro. Enjuaga el oro con agua corriente. Comprueba si hay cualquier rastro de amoníaco con el líquido detector y vuelve a drenarlo.


Paso 1

Coloca el barro de oro dentro del crisol del horno de cerámica y enciende el horno durante una hora hasta el punto de derretir el oro.


Paso 2

Vierte el oro fundido en la rielera y déjalo que enfríe.


Paso 3

Espera a que el oro enfríe y luego sácalo de la rielera para pesarlo.