Cómo evitar que tu monitor de bebé sea intervenido

Observar a tu bebé puede ser una puerta de entrada a que intervengan tu privacidad.
Por mary dacuma

Cambia la contraseña que viene por defecto

La mayoría de los monitores de bebé con conexión a Internet tienen una contraseña estándar que resulta sencilla de intervenir. Cámbiala tan pronto como sea posible y asegúrate de escoger una contraseña complicada que varíe en letras mayúsculas y caracteres.


Varía las contraseñas de todos tus dispositivos

Si tienes la misma contraseña para múltiples dispositivos, una contraseña que sea intervenida pone a todos tus otros aparatos en riesgo. Elige una clave única para cada cuenta que tengas en cada dispositivo. No te preocupes de tener que recordarlas todas; hay administradores de contraseñas que te permiten tener un registro seguro de ellas.


Actualiza el firmware de tu cámara

El firmware es el conjunto de instrucciones de computadora que hacen funcionar a tu dispositivo y que está incluido en el aparato; así y todo, es posible de actualizar o de ser modificado con los ajustes adecuados. Los fabricantes algunas veces actualizan el firmware de un producto cuando encuentran errores o debilidades de seguridad. Revisa el sitio web del fabricante de tanto en tanto para ver si hay actualizaciones disponibles e instálalas tal como se muestra en las instrucciones.


No difundas tu SSID

El SSID es el nombre del dispositivo del monitor de tu bebé emitido a través del Wi-Fi para permitir que las personas (incluyendo a potenciales hackers) sepan que el monitor es accesible a través de una conexión inalámbrica. Es bueno que revises la configuración del dispositivo y te asegures de que tu monitor no está transmitiendo el SSID. De todas maneras, es cierto que cualquier hacker competente puede encontrar tu dispositivo con el SSID o sin éste. Pero así y todo, ¿para qué facilitarles el trabajo?