Desventajas de usar un teclado inalámbrico

Utiliza teclados inalámbricos en lugar de los pequeños e incómodos teclados de computadora.
Por marilla mulwane

Duración de la batería

Los teclados inalámbricos funcionan con baterías. No son alimentados por la computadora. Si estás utilizando un teclado inalámbrico y un ratón, ambos objetos utilizan baterías. Las pilas en uno se pueden agotar antes que en el otro. La mayoría de los teclados inalámbricos usan pilas alcalinas, que son más baratas que las de litio, pero no duran para siempre. Las luces traseras o luces LED, en el teclado inalámbrico gastan las pilas más rápido. Guarda paquetes de baterías a la mano.


Receptor

Los teclados inalámbricos tienen un receptor que se conecta al puerto USB de la computadora. El receptor se sincroniza con el teclado, y es lo que conecta el teclado y la computadora de forma inalámbrica. El teclado inalámbrico deja de funcionar si el receptor deja de detectarlo. Algunos receptores tienen un botón que se puede presionar para sincronizar el receptor y el teclado. La mayoría no lo hacen. Si el receptor deja de funcionar, el teclado ya no es utilizable.


Interferencia

Al igual que todos los dispositivos inalámbricos, los teclados inalámbricos pueden ser afectados por la interferencia. Los aparatos eléctricos y otros dispositivos inalámbricos interrumpirán la señal entre el receptor y el teclado. Algunos dispositivos que provocan interferencias incluyen teléfonos móviles, routers, radios y luces fluorescentes. Cualquier cosa de metal también puede causar interferencia. Cualquiera de estos objetos deben mantenerse por lo menos 1 pie (30 cm) de distancia del teclado inalámbrico y el receptor.


Durabilidad

Los teclados inalámbricos son portátiles, y debido a esto, son fácilmente olvidados o dejados en alguna parte. Se apilan objetos sobre ellos, se derrama líquido y se caen. Las teclas se pueden caer y perderse. Los teclados inalámbricos reciben un peor trato que los teclados con cable, pero no se fabrican más resistentes. Hay teclados inalámbricos "indestructibles" en el mercado, pero no muchos. Los teclados inalámbricos más pequeños, aquellos destinados a ser llevados con portátiles o tabletas, se pierden con facilidad.