Cómo construir una antena direccional de 3G

Cómo construir una antena direccional de 3G.
Por marshal m. rosenthal

Paso 1

Coloca parada una caja de jugo de frutas sobre una mesa. Abre la tapa con un abrelatas. Coloca el contenido en un recipiente de plástico. Lava la lata con el jabón líquido en el fregadero de la cocina. Seca la lata con una toalla de papel.


Paso 2

Coloca la lata en una mesa con la parte abierta hacia arriba. Mide el ancho del teléfono móvil que utilizarás. Marca un punto en un borde en la parte superior de la lata con un lápiz de cera. Mide a través de la parte superior de la lata con la medida que acabas de tomar. Marca otro punto al final de la medida marcada.


Paso 3

Corta una línea vertical por el costado de la lata en los dos puntos con un cúter; colócate guantes para proteger tus manos para no cortarte accidentalmente con la hoja del cúter. Corta a través de la parte inferior de la lata desde un extremo de la línea de corte vertical hacia la otro extremo.


Paso 4

Retira la parte de metal cortada de la lata; puedes ayudarte con una pinza agarrando desde la parte superior de la lata para doblar la parte inferior desde un lado a otro hasta que se suelte el pedazo. Tira la parte de metal cortada a la basura.


Paso 5

Coloca tiras de cinta adhesiva en contra de los cortes verticales y corta la parte inferior de la lata. Coloca el teléfono móvil en el interior de la antena direccional de 3G. Gira la antena para que el teléfono móvil quede mirando hacia una ventana o puerta de cristal hacia el exterior (por ejemplo de un patio trasero).


Paso 6

Haz una llamada con el teléfono móvil. Pulsa el icono para activar la función del altavoz. Habla y escucha a quien hayas llamado para escuchar la mejora de la señal celular que el teléfono móvil está recibiendo ahora gracias a la antena direccional 3G que has creado.