Cómo cancelar un documento en cola de impresión

Sigue estos simples pasos para cancelar un documento en la cola de impresión.
Por joseph kowal

Paso 1

Luego de hacer clic en el botón de "Imprimir" y darte cuenta de que has cometido un error, debes actuar con rapidez para evitar desperdiciar papel y tinta. Hay dos métodos diferentes que puedes utilizar para cancelar una tarea de impresión.

La forma más rápida de cancelar un documento en cola de impresión es buscar un ícono que luce como una impresora pequeña en el área de notificación de tu barra de herramientas (en la parte inferior derecha de tu pantalla al lado de la hora). Hazle doble clic al ícono y verás una lista de las tareas de impresión en cola y las que se están imprimiendo. Haz clic derecho en el documento que quieres cancelar y luego elige "Cancelar" de la lista de opciones que aparecen.

Para cancelar todos los documentos en la cola de impresión a la vez, haz doble clic en el ícono de la impresora pequeña, elige la opción "Impresora" del menú que se abre y luego haz clic en "Cancelar todos los documentos". Todos los documentos se cancelarán al mismo tiempo.


Paso 2

Si no ves el ícono de una impresora pequeña en el área de notificación cerca de la hora, debes hacer clic en el botón " Inicio" y luego buscar la opción del menú "Impresoras y faxes". Luego de elegirla, verás una lista de impresoras adjuntas a la computadora. Haz doble clic en la impresora a la que mandaste el documento por accidente y luego verás una lista de las tareas de impresión en cola y las que se están imprimiendo. Ahora puedes cancelar esos documentos como se describió en el Paso 1.


Paso 3

Si ninguno de los pasos descritos con anterioridad han cancelado los documentos que se están imprimiendo, puede que sea muy tarde para cancelar la impresión desde la computadora. En este caso, necesitarás ir a la impresora y presionar "Cancelar" o incluso el botón "Apagar" para para el proceso de impresión. Esto sucede porque tu computadora manda la información de impresión muy rápido y la impresora luego almacena esa información en su propia memoria hasta que el documento esté completo; todo esto sucede en una cuestión de segundos.