Cómo usar tu cámara de forma más profesional

Las cámaras reflex digital (DSLR) son el estándar para la fotografía profesional.
Por sean farmer

Paso 1

Cambia la cámara a un formato de mayor calidad. JPEG Fine es útil para la fotografía amateur y fotografías rápidas ya que provee mayor espacio en la tarjeta de memoria e imágenes de buena calidad, pero RAW es uno de los mejores formatos disponibles que provee una resolución de calidad extremadamente alta.


Paso 2

Configura tu cámara en manual. Tomar fotografías con un ajuste automático evita que ejercite el rango completo de control que tiene sobre cada imagen que capturas. La habilidad de cambiar dinámicamente tanto la velocidad de disparo como la apertura juega un papel importante en la calidad general de fotografía.


Paso 3

Ajusta el foco para crear imágenes interesantes. Aunque ajustar manualmente el foco es el método más viable y útil para configurar el enfoque, es una habilidad difícil de dominar. El foco automático puede funcionar tan bien como el foco manual, si eres capaz de controlar en donde colocar el enfoque.


Paso 4

Entiende las reglas básicas de iluminación, composición y velocidad de disparo y configuraciones de apertura, y cuando romper las. Seguir cada regla específica y directriz asegurará que cada imagen que tomes es buena, pero saber cuándo romper esas reglas y directrices y hacer algo único te permitirá crear fotografías grandiosas.


Paso 5

Mantén tu equipo. Aunque mantener tu equipo limpio y en buena condición es importante, también necesita saber qué equipo necesitarás para complementar en la locación de tomas, estilo e iluminación. Esto puede variar desde tener un conjunto de filtros para lentes hasta mantener un arsenal de varios lentes y flashes externos. Tener el equipo correcto te permitirá estar preparado para cualquier situación.


Paso 6

Evita confiar excesivamente en el procesado posterior. El software de edición de fotografías como Photoshop provee una herramienta útil para ayudar a lograr la mejor imagen disponible, a través de mejoras y correcciones, pero no debe ser utilizado en lugar de un buen disparo. El software de edición de fotografías sólo se debe utilizar para complementar una buena toma o reparar errores menores.