¿Qué hacer si se me cae el iPod en el agua?

Por clare edwards

Apágalo

Tu primera acción debería ser apagar el reproductor. Si ya está apagado, no deberías encenderlo de nuevo hasta que esté bien seco. Mientras esté encendido, la electricidad sigue pasando por sus circuitos. El agua y otros líquido conducen la electricidad y pueden causar cortocircuitos, dañando potencialmente los componentes electrónicos delicados. Apagar el iPod minimiza este daño.


Drena la unidad

Si el iPod tiene mucha agua, necesitarás drenarlo bien antes de intentar secarlo. Ponlo en posición vertical para que pueda drenar por completo, asegurándote de que esté en una superficie absorbente, para que no termine en un charco. Seca cualquier humedad superficial. Si puedes quitar la parte trasera de la carcasa del iPod y sacar la batería, puede ayudar a secar el iPod con mayor rapidez. Sin embargo, sólo deberías hacer esto si el dispositivo ya está fuera de garantía (abrirlo de este modo anula la garantía).


Sécalo

No uses fuentes de calor potentes, como un horno o un secador, para acelerar el proceso de secado. Tu iPod se secará con mayor rapidez si te pones cerca de un ventilador, de modo que el aire que se mueve pueda ayudar a que el líquido de su interior se evapore. Una fuente de aire caliente más moderado, como la ventilación de tu caja de cables o la carcasa de tu computadora, también puede acelerar las cosas.


Deja pasar el tiempo suficiente

Es mejor dejar que tu iPod seque durante varios días. Al menos, necesitarás 72 horas para que los líquidos se evaporen. Después de este periodo, vuelve a colocar la batería y cierra la carcasa (si los has quitado), probando a encender tu iPod. Si esto no funciona, apágalo de nuevo y deja que seque 48 horas más.


Cuidado posterior

Dependiendo de los líquido implicados, a veces es buena idea limpiar el dispositivo a fondo con alcohol. Esto eliminará residuos de sustancias conductoras o corrosivas que podrían causar cortocircuitos o atacar el interior de tu iPod.

Referencias