Cómo arreglar las teclas pegadas de una computadora portátil

Limpia las teclas fácilmente.
Por contributor

Paso 1

Utiliza un destornillador pequeño para quitar suavemente las teclas pegadas del teclado. No necesitas usar una fuerza excesiva, ya que un poco de presión hará que la tecla se suelte fácilmente. Si estás limpiando todo el teclado de la portátil, dibuja un plano en un papel para que sepas dónde va cada tecla exactamente. Puede haber una pequeña pieza de goma conectada a cada tecla, dependiendo de la manufactura de tu computadora, quítalas también y colócalas en un recipiente pequeño, ya que son diminutas y se pierden fácilmente.


Paso 2

Limpia el área expuesta bajo las teclas con un hisopo de algodón humedecido en alcohol desnaturalizado. Cambia los hisopos a menudo cuando recojan residuos, pero asegúrate que están sólo humedecidos muy ligeramente, ya que el exceso de líquido puede dañar el teclado. Puedes presionar el hisopo contra la boca de la botella de alcohol para quitar el exceso de líquido y asegurarte que el alcohol no gotee.


Paso 3

Frota las teclas y sus piezas de goma con hisopos de algodón y alcohol quitando todo rastro de grasa y residuos pegajosos. Rocía las teclas con limpiador hogareño y déjalas reposar por al menos 5 minutos antes de enjuagarlas totalmente con agua caliente. Ponlas en una servilleta de papel y déjalas secar por completo.


Paso 4

Pon a un lado las piezas de goma y coloca las teclas cabeza abajo en una bolsa de papel. Cubre las teclas muy ligeramente con lubricante y déjalas secar. Asegúrate que el lubricante cubra todos los pequeños espacios guía dentro de cada tecla; sin embargo, debes tener cuidado de no usar demasiado lubricante, ya que el solvente puede dañar el plástico.


Paso 5

Aplica una pequeña cantidad de solvente a la punta de un hisopo de algodón y lubrica el área expuesta en el teclado, de nuevo asegúrate de cubrir todos los pequeños espacios. Deja secar el teclado completamente.


Paso 6

Coloca todas las piezas de goma en el teclado e instala las teclas. Fíjate que el alambre esté situado en la ranura guía cercana a la tecla y aplica una presión firme pero suave hasta que la tecla encaje en su lugar. ¡Felicitaciones! Ya no más teclas pegadas.