Cómo arreglar el error "No hay disco" en un reproductor de DVD

Por contributor

Paso 1

Comprueba que si el disco que estás usando tiene raspaduras o está sucio. Si el disco está dañando, no funcionará apropiadamente, fuera de las capacidades de funcionamiento del reproductor de DVD. Puedes utilizar un dispositivo de reparación de DVD como el "Disc Doctor" para reparar el DVD o comprar un nuevo DVD.


Paso 2

Asegúrate de que los discos que estás usando correspondan al formato especificado en tu reproductor de DVD. Por ejemplo, si tu reproductor de DVD no soporta los DVD-R grabados caseros, no podrás usar dichos DVDs. Podrías llegar a necesitar actualizar el reproductor por un modelo más nuevo, los cuales suelen aceptar los formatos más nuevos de DVD.


Paso 3

Limpia el lente del láser con un disco de limpieza de lente de reproductor de DVD. Los discos de limpieza de lente de reproductor de DVD pueden ser comprados en la mayoría de los distribuidores de equipos electrónicos o directamente en línea.


Paso 4

Coloca un disco correctamente formateado y que no esté dañado en tu reproductor. Escucha si el disco está siendo leído por el reproductor. Si no se escucha ningún sonido y sigue dándote el mismo mensaje, entonces el problema quizás sea que tu disco no está girando dentro del dispositivo.


Paso 5

Apaga el dispositivo y desconéctalo. Quita la cubierta exterior removiendo los tres o cuatro tornillos que tenga y despégala. Esto te permitirá ver si hay algo que simplemente esté atascado o bloqueado. Si este es el caso, un simple empujón hacia la posición correcta solucionará el problema.


Paso 6

Limpia el lente del reproductor de DVD teniéndolo abierto. Un lente sucio suele ser la causa más común del error "No hay disco". El lente debería ser limpiado con alcohol isopropílico y un hisopo de algodón.


Paso 7

Lleva tu reproductor de DVD para que sea arreglado por un profesional solamente cuando ninguna de las estas soluciones arregle el problema. Solamente sabrás si vale la pena gastar dinero en arreglar el reproductor luego de que un técnico profesional lo haya inspeccionado.