Cómo hacer que un altavoz común sea inalámbrico

Por joe fletcher
Puedes transformar tus altavoces comunes en unos inalámbricos con el equipamiento adecuado.
Speaker image by PinkShot from Fotolia.com

Aunque convertir altavoces comunes en inalámbricos puede parecer difícil, hay algunos elementos en el mercado que lo harán más fácil. No hay altavoces o equipos que sean 100% inalámbricos, sin embargo, este tipo de sistemas pueden eliminar esos cables largos y desprolijos que atraviesan la habitación. Básicamente, tu objetivo es enviar la señal de audio a los altavoces por vía infrarroja u ondas de radio en vez de por cables.

Paso 1

Adquiere un equipo de audio inalámbrico. Estos equipos incluyen un transmisor que se conecta al receptor de audio u otro componente y a uno o varios receptores enchufados en los altavoces. Estos equipos están diseñados principalmente para los altavoces traseros dado que los delanteros no suelen constituir un problema.

Paso 2

Instala el transmisor. Conéctalo al receptor de audio o a otro componente como un televisor o un reproductor de DVD. Utiliza una conexión digital siempre que puedas. La conexión específica que realizas (coaxial, óptica, RCA, conexión para auriculares, nivel de conexión del altavoz) de las entradas y salidas disponibles en tu transmisor y en tu fuente de audio respectivamente.

Paso 3

Instala el receptor. Puedes tener un receptor para conectar ambos altavoces posteriores o uno para cada uno. Instala cada receptor cerca de los mismos. También necesitarás instalar el receptor cerca de una toma de corriente o disponer un cable de extensión dado que requiere electricidad para su funcionamiento. Si el sistema utiliza tecnología infrarroja, necesitarás colocar todos los receptores donde haya un campo visual abierto con el transmisor.

Paso 4

Conecta los altavoces al receptor con el cable. Recuerda prestar atención a la polaridad y conectar los terminales positivos juntos y los negativos de la misma manera.

Paso 5

Enchufa tanto el transmisor como los receptores inalámbricos y enciende el sistema. Haz funcionar tu fuente de audio y prueba tu nueva instalación inalámbrica. Ajusta las disposiciones y la ubicación de los altavoces como sea necesario.