x

USB Tipo-C: Todo lo que tienes que saber

Por matías ; última actualización 11/05/2019

Te contamos todo sobre el USB TIpo-C, la conectividad que está revolucionando el mercado de dispositivos. Ventajas y diferencias con el viejo USB.

El USB tipo-C es la nueva conexión USB que está revolucionando el mercado de dispositivos portátiles con nuevas opciones de transferencias de datos y una innovación muy particular: es el primer conector reversible del mercado. Por supuesto, como una evolución de las conexiones de datos, hay ventajas del USB tipo C que lo hacen muy atractivo como conexión universal. Pero el tema es complejo y hay muchas cosas que analizar.

La evolución de la tecnología sigue un curso imparable, eso es algo que ya sabemos. Sin embargo, no podemos evitar acostumbrarnos a ciertas características que nos han acompañado durante muchos años. Si bien muchas tecnologías de conectividad (como el viejo infrarrojo) han sido bastante efímeras, hay otras, como el USB, que se han convertido en parte de nuestra vida. Este último podría ser reemplazado por una nueva tecnología: el USB tipo C.

¿Qué tan bueno es el USB tipo C? ¿Qué ventajas tiene con respecto a los viejos USB que todos acostumbramos ya a ver en cualquier dispositivo que usamos diariamente? La verdad es que existen sentimientos bastante encontrados con respecto a este nuevo tipo de conexión, y ha sido realmente una incorporación polémica, sobre todo el los dispositivos de Apple, los cuales han sido los primeros en buscar estandarizar esta conexión.

¿Qué ventajas tiene el USB C?

Lo primero que podemos observar en un cable USB tipo C es que es el primer conector reversible desarrollado por cualquier compañía. Esto puede parecer algo muy simple, sin embargo, en la tecnología actual, la eficiencia lo es todo, y es sabido que los USB tradicionales podían ser un problema a la hora de conectarlos, ya que solamente puede ser colocados en una posición.

Poder tener un conector reversible es una gran comodidad por sí sola, pero, como es de esperarse, las ventajas del USB tipo C incluyen mucho más que una manera más rápida de conectar el cable a la entrada.

Antes que nada, hay que tener en cuenta que el USB tipo C es una conexión tipo USB 3.1. Pero decir USB 3.1 no es equivalente a decir USB C. Existen diferentes conexiones de este tipo, ya que sólo estamos hablando un tipo de conexión. Podrás encontrar un puerto USB tipo C de modelo estándar (el USB “cuadrado” que todos conocemos), un microusb 3.1 y otros tipos de conexiones.

Entre otras de las ventajas del USB tipo C podremos ver que una de las grandes promesas de esta innovación, es la velocidad de transferencia, que se duplica con respecto a su predecesor, el USB 3.0. También nos encontramos con que soporta diferentes tipos de conexión, ya que se puede usar para conexiones tipo HDMI, cargadores de notebook o celulares, etc. Es, en ese sentido, la primera entrada que promete una conexión 100% universal, permitiendo el paso de energía, datos, audio y video, todo por un solo cable.

También, una de las grandes promesas de este tipo de conexión, es la carga rápida, algo que todos venimos esperando desde hace tiempo.

Como se puede apreciar en el cuadro comparativo, el mayor salto que ofrece como una de sus ventajas el USB tipo C, es su potencia de 20V de entrada y salida. Esto significa que, con el mismo cable, podremos cargar cualquier dispositivo, desde un celular hasta una notebook. Una ventaja muy destacable, sumada al hecho de que también podemos usar este mismo cable para transmitir contenidos multimedia entre diferentes dispositivos.

Problemas con el USB tipo C

Como se menciona más arriba, fuera de las importantes ventajas del USB tipo C, hay una serie de inconvenientes que hacen el paso de la vieja tecnología USB 3.0, a las nuevas conexiones, algo bastante complicado para nosotros los usuarios que nos hemos acostumbrado a la interconectividad universal del viejo USB.

El problema con este nuevo conector es que no existe un protocolo claro que indique a los fabricantes cómo implementarlo, y que enseñe a los usuarios cuáles son los dispositivos compatibles. Es por ello que se han dado algunos casos como el del Chromebook Pixel, dispositivos que llegaron a quemarse por causa de una incorrecta conexión de este tipo.

Las ventajas del USB tipo C quedan bastante opacadas por problemas que los fabricantes no han previsto a la hora de implementar esta entrada en sus nuevos dispositivos, debido a que los protocolos usados no funcionan para todas las conexiones.

El primer caso que se vio, es el de las Macbook, que a partir de 2015 dejaron de incluir otros puertos, usando sólo conexiones USB tipo C. En estos dispositivos, se prometían todas las ventajas del USB tipo C como son la carga rápida y la transferencia de altas tasas de datos, promesas que se cumplen sólo si se usan los productos del fabricante.

Existen muchas diferencias en el rendimiento de estas conexiones cuando se usan periféricos que no son los provistos por la marca, lo cual rompe totalmente con la promesa de compatibilidad absoluta entre todos los tipos de componentes. Sólo queda esperar que haya una nueva versión y que los protocolos mejoren para poder ofrecer una conexión estándar real, que cumpla con todas las ventajas del USB tipo C que se prometieron.